domingo, 21 de febrero de 2021

Greyfriars Bobby (1961) y Disney Channel.



Después de mucho tiempo que veo una película "hecha para mi". Gracias a que mi tarjeta de crédito me regala dos meses gratis de Disney Channel, estoy aprovechando para ver todas las películas que creo me pueden gustar. La mayoría ha sido una triste decepción, pero todo ha valido la pena por ver esta película del año 1961 llamada "Greyfriars Bobby". 

Esta película dirigida por Don Chaffeyestá basada en un hecho de la vida real y nos cuenta la historia de Bobby, un perrito de raza Skye Terrier que vivía en un pueblito de Escocia a mediados del siglo XIX. Cuando su amo fallece él decide dormir todos los días sobre su tumba. Pronto se ganará el afecto de todos, especialmente del guardián del cementerio, Mr. Brown (Donald Crisp), y el dueño del restaurante, Mr. Traill (Laurence Naismith), por lo que surgirán algunas desavenencias.

Donal Crisp lo hizo bien pero Laurence Naismith tuvo oportunidad de lucirse más.

Reconocimiento especial para Joan Juliet Buck en su papel de Allie

Una de las razones por las que pasé tan buenos momentos es por la ternura de los personajes. No se si en el siglo XIX existían personas así, pero ahora creo que no mucho. Además de los diálogos, le tengo que agregar la calidad de los actores. A Donald Crisp ya había tenido oportunidad de verlo muchas veces en tantas películas y sabía yo que no podía decepcionarme, pero a Laurence Naismith era la primera vez que lo veía y me pareció el mejor de todos. Casi me paro y aplaudo. Bueno, es que yo soy muy impresionable jeje.

Totalmente recomendable para todo tipo de público. Es sencillamente una película bien hecha. Y si les gustan las películas tiernas como a mi, pues esta les va a encantar. 

¿Qué no ver en Disney?

Bueno, les voy a hacer un favor y les voy a decir qué no ver en Disney Channel. Bueeeeno, mejor dicho qué películas no son tan buenas. Empezaré por Freeky Friday, la versión de 1976 protagonizada por Jodie Foster. Salvo descubrir a Barbara Harris y una que otra escena, la película se me hizo malísima. Pero la versión de Jamie Lee Curtis y Lindsay Lohan sí es muy buena.

Por otro lado, "Old Yeller" de 1957. En realidad no es que sea tan mala. Es más, creo que si la hubiera visto hace 15 años me hubiera gustado. Pero ahora me pareción todo muy repetido, muy fingido. ¿Será que con los años me vuelvo más exigente :O? 

Desde hace mucho tiempo quería ver "Christopher Robin" de 2018, protagonizada por Ewan Mcgregor, porque creo que esas son mis tipos de películas. Pero si bien tiene muchas cosas buenas, me pareció muy floja. Es como si el guionista no hubiera querido trabajar más para dar una solución más creíble. Tiene por el lado bueno, la ternura de los personajes de A. A. Milne que tanto queremos.

Y por último, "Pollyanna" de 1960 protagonizada por Hayley Mills. Tantos años queriendo ver esta película. Y después de mucho pensar, creo que lo que no me gustó fue la actuación de Hayley. Yo ya había visto la versión una versión del año 2003 donde creo la niña que hizo de Pollyanna logró captar mejor la esencia del personaje. Creo que a Hayley Mills le faltó lo básico en Pollyanna, la alegría, el entusiasmo que destila el personaje en cada página del libro. No creo que haya sido culpa de la actriz, sino más bien del director y del guionista.

Aunque yo no sé porqué escribo esto si seguro lo que ven en Disney es Wanda Wision iiii (Yo también la vería nomás por Elizabeth Olsen y Paul Bettanny).

Una canción.-

Hace poco escuché de casualidad esta canción que no oía hace tiempo y una lagrimitia quería salir de mi ojito. No por ninguna razón en especial, así me pasa con ciertas melodías como "Nocturne" de Chopin. Simplemente me parecen tan hermosas que me dan ganas de llorar. Aquí se las dejo: Una sonrisa una lágrima de Fernando de Madariaga.



La vida.-

Aquí en Lima estamos ante una muy fuerte segunda ola de covid (aún peor que la primera) y estamos en "cuarentena". Lo pongo entre comillas porque nadie hace caso y las calles están como siempre, aunque los centros comerciales y tiendas están cerradas. 

Pero esta vez me agarra en calma, no siento la necesidad de salir. Estoy aprovechando en leer y estudiar inglés (quiero dar el IELTS y obtener un puntaje de mínimo 6.5). En eso me estoy concentrando hasta que pase esto. Por otro lado, nuevas ideas vienen a mi, como en los viejos tiempos y eso me pone contenta. Hasta he pensado en escribir en inglés y así voy practicando jeje, porque el writing es lo que peor se me da. 







viernes, 25 de diciembre de 2020

Antes de que acabe el 2020


Han pasado casi 5 meses desde la última vez que escribí. He dejado que pase algún tiempo por muchas razones. Primero porque tenía que terminar mi trabajo de fin de máster y eso junto con el teletrabajo me tenía estresadilla. Luego, bueno, básicamente era que necesitaba recuperarme. Mi ánimo no era el mejor y tampoco quería estarme quejando porque yo siempre me quejo de los que se quejan jejeje, y ahí estaba yo dándole una y otra vez. Y como sabiamente decía yo en post pasados, el tiempo iba a ayudarme, y así pasó. Es cierto que la razón de mi pena aún está ahí, pero he descubierto que aún así puedo hacer nuevos planes, reir, disfrutar de la vida, y sobre todo agradecer. 

Así que aquí estoy, escribiendo este post de cierre de este 2020. Ahora mismo estoy pensando que el próximo año se cumplen 10 años de este blog. Claro que ya solo escribo cada cierto tiempo, pero aún así, todavía sigo respondiendo los pedidos de los libros de Caridad Bravo Adams y eso me hace feliz, solo por eso este blog no puede cerrar :p

Y todavía sigo leyendo, no crean otra cosa, pero es cierto que este año solo he leído uno entero. Es que los años en que estudio algo fuerte, se me hace muy difícil. Además, el libro escogido fue "Resurrección" de León Tolstoi, que tiene 625 páginas y es demasiado denso. Nejludov, el personaje principal, se cuestiona toda su vida para dar paso a su propio renacer. Bueno, pero ese será el tema de otro post jeje. Ahora he empezado con "Un capitán de 15 años" de Julio Verne que me está gustando mucho (hay escritores que yo sé no me van a fallar).

De películas, vi una muy buena con Humprey Bogart y Gloria Grahame, "In a lonely place", aquella la de esta frase: "Nací cuando ella me besó, morí el día que me abandonó y viví el tiempo que me amó". Y eso es todo :'O.

Gloria Grahame y Humphrey Bogart

No quiero irme sin recomendar un programa muy bueno que he descubierto hace poco. Lo pasan por la televisión peruana, en el canal del estado: "Mi hermana y sus libros". Diana y Laura son dos hermanas que hablan por videollamadas en estas épocas de pandemia. Diana está en la universidad y es una chica alegre, moderna, con muchos ideales y dispuesta a luchar por ellos. Laura tiene 14 años, está en el colegio, lee mucho y cada problema de su hermana o de ella lo relaciona con algún libro. Me gusta todo de este programa. En primer lugar los libros de los que hablan, en algunos casos clásicos universales como Frankenstein o El retrato de Dorian Gray, y en otros, libros/cuentos/poemas de grandes autores peruanos: Julio Ramón Ribeyro, Clorinda Matto de Turner, César Vallejo, etc. 

En segundo lugar me gustan mucho las actrices Andrea Brissolese y Arianna Fernández. Cada quien a su manera logra construir personajes creíbles. Aunque el de Laura es muy especial, es el "diferente", y me encanta. Por último, el guión me parece muy bueno, como fluye todo y como refleja la sociedad peruana. Aquí les dejo el video, cada capítulo dura como 15 minutos.



Y ya para cerrar el año les dejo una canción antiguita, una canción que recién he descubierto este año, una canción que me representa, es más, ninguna otra canción me había representado tanto en mi vida: "Zíngara". Sí sí, ya sé que es recontra conocida, que todo el mundo la canta, pero a lo mejor no sabían que había otra versión además de la de Nicola Di Bari, la de una cantante italiana llamada Iva Zanicchi. 

Su interpretación es lo máximo, lloro yo junto a ella jeje, bueno ella no llora :D. Y lo bueno es que estoy aprendiendo italiano :)


Y eso es todo. Aquí es 25 de Diciembre todavía, así que espero que hayan pasado muy Feliz Navidad, aún en este contexto tan triste. Que el próximo año todo nos vaya mejor :)


domingo, 2 de agosto de 2020

William Wyler: The collector (1965)



Como les contaba en el anterior capítulo del blog, durante mi estadía en Madrid pude conocer la Filmoteca Española, y la película que me tocó ver fue "El coleccionista", del director William Wyler.
Como ahí pasan en su mayoría cine clásico, yo pensaba que iba a encontrarme un cine medio vacío, pero sucedió todo lo contrario (para mi sorpresa y alegría) y la sala estaba completamente llena. 

Fui muy feliz :')


¿De qué trata?

La película cuenta la historia de Freddie, un joven que se dedica a coleccionar mariposas. Vive solo en una gran casa en el campo. También se dedica a espiar a una linda joven, Miranda (Samantha Eggar), que estudia arte. Un día lleva a cabo su plan de secuestrarla con la esperanza de que con la convivencia, ella se enamore de él.



Opinión

Esta película definitivamente no es de las que yo diría mi tipo. A mi me gusta el cine clásico hasta la década de los 50, y una que otra de los 60. Pero tengo que decir que "El coleccionista" es una muy muy buena película. Buena historia, buena dirección y muy buenos actores. Sobre todo la de Samantha Eggar. La de él también es buena, pero creo que pudo hacerlo mejor en algunas escenas, sobre todo teniendo en cuenta que el suyo era un personaje súper interesante, el de un hombre introvertido que había vivido siendo la burla de sus compañeros de trabajo hasta que por un golpe de suerte gana una pequeña fortuna. Con ese dinero se compra una gran casa en el campo, renuncia a su trabajo, secuestra a Miranda, una joven elegante y culta, y procura ganarse su amor. Porque él sabe que en realidad una muchacha como ella jamás se fijaría en él (independientemente de que sea un psicópata iiii).



La película mantiene el interés durante todo momento. Yo soy de ver las películas tapándome los ojos en los momentos de tensión, encogiendo las piernas, molestando a la persona que está al costado (aunque como estaba sentada entre dos desconocidos no podía hacer eso iiii), y con esta película no me pude estar quieta. Aplaudía, me asustaba, y me moría por comentar con alguien alguna escena.

Yo por eso cuando veo un carro muy pegado a la pared, paso corriendo :O


Al salir del cine, mientras me dirigía a la estación Atocha, me puse a pensar en las otras películas de William Wyler que he visto: Vacaciones en Roma, Ben Hur, Los mejores años de nuestras vidas, Mrs. Miniver, Jezebel, The big country. Todas ellas me encantan y son tan distintas entre sí. Pero tienen algo que las diferencia completamente de esta película. En todas ellas, si bien hay mucho drama presente, hay algo de ingenuo, de irreal. Creo que por eso no soy tan fan de las películas de los años 60, porque a partir de ahí le inyectan, poco a poco, más realismo. Y yo con la vida real ya tengo suficiente jeje. Pero me alegró que eso no me impida disfrutar de una muy buena película.




La vida 

He querido escribir sobre esta película porque no quiero olvidarla. Recuerdo perfectamente ese día, aunque no la fecha, solo que era un sábado de enero. Había tenido una mañana muy divertida y no quería pasar la tarde sola en el lugar donde vivía (yo tengo un problema personal con los sábados por las tardes). Así que almorcé rapidito, fui al tren que me llevaría a Atocha, me dirigí a la Filmoteca, compré la entrada y luego me puse a pasear por los alrededores mientras esperaba que empezara la película. ¿No tiene mucho de especial verdad? No es que haya hecho algún amigo ahí o algo extraordionario ocurriera. Pero para mi representa muchas cosas. Es mi lucha por vencer ese sentimiento de nostalgia que a veces me embarga; es mi lucha permanente por buscar una comunidad, por sentir que pertenezco a algún lado. Es también la libertad y el deseo de vivir.

viernes, 24 de julio de 2020

2020

Mi bosque de Alcalá
Cuando fui para Europa, mi mayor miedo era el regresar a casa siendo la misma persona, como si nada hubiera pasado, que solo fuera un tiempo vivido fuera y nada más.
Me planteé mil escenarios negativos posibles...justo el único en el que no había pensado, el de una pandemia, fue el que tuvo que pasar (jejeje).
De todas maneras me alegra decir que mi mayor miedo no se cumplió. No soy la misma persona que se fue hace 8 meses. He vivido mucho en poco tiempo, he reído y llorado tanto que siento que en algo he cambiado. 

Siempre hay decisiones que tomar, caminos que elegir
Ahora ya estoy al fin en mi casita, muy contenta de estar con los míos. Es cierto que tengo un sentimiento de tristeza conmigo, como un velo, pero eso es por otras razones que nada tienen que ver con el lugar en el que me encuentro. Espero que en los próximos meses ese velo desaparezca. 
Antes de irme yo ya tenía un plan que seguir a mi regreso. Ahora todo ha cambiado. Ahora solo sé que debo hacer un nuevo plan. He aprendido que si solo me dejo llevar por la vida, no vivo. Al menos de la forma en que quisiera. Las cosas más bonitas que me pasaron en Europa fueron porque vencí el miedo y me atreví.

Ahora les voy a contar todo lo que he aprendido de mi (si les interesa claro, jeje)
  • Aprendí que la soledad y yo no nos llevamos bien (así tipo Alejandro Sanz), que me gusta mucho estar acompañada y conversar y que yo me alimento de la energía de otras personas (tanto tiempo pensando que yo era introvertida). Pero que si bien es bueno salir y hacer nuevos amigos, hay momentos en los que debo estar sola y por eso debo aprender a disfrutar de mi compañía, sin torturarme. Y sobre todo que la soledad no es lo peor que nos puede pasar (antes pensaba que sí).
  • Aprendí a no posponer por mucho tiempo. Me alegro de las cosas que adelanté. Los viajes que hice en Diciembre/Enero y que yo pensaba hacer en Marzo/Abril. Y lamento mucho las cosas que dejé para después...como conocer el jardín botánico Real, o el museo Reina Sofía. Aprendí que la vida es ahora, sí, incluso en cuarentena.
Año nuevo en Polonia :)

La fría Polonia

La elegante Austria

En el palacio de Sissi
  • Descubrí las cosas que no me gustan de mi. Todavía tengo mucho en qué trabajar conmigo misma.
  • Antes de viajar le tenía mucho miedo a los españoles hombres (a las mujeres no). Me parecía que eran muy toscos en su manera de hablar, y actuar (es que yo soy muy sensible a los tratos iiiii). Pero me agrada decir que un 95% de los españoles hombres que conocí fueron demasiado amables, siempre listos a ayudar. 
  • Me alegra decir que valoré cada momento que estuve en Europa, España, en Madrid, en Alcalá. Cada vez que iba a la universidad, biblioteca, gimnasio, etc. y miraba los paisajes tan hermosos, me repetía a mi misma lo afortunada que era. 
  • Y otra cosa, ya no creo en el destino. ¿Está eso mal? Le he dado tantas vueltas al tema, he visto muchos videos, conferencias, y sobre todo yo así lo siento. Como sabiamente lo decía John Steinbeck: Timshel.
De libros y películas:

No me sentía con ganas de hablar detalladamente de algún libro leido. A excepción de los de Elizabeth Gaskell, me resultaba mucho disfrutar plenamente de la lectura. Lo intenté con "Casa desolada" de Dickens y por primera vez no pude terminar un libro de él, no era el momento. Más adelante lo continuaré. El último libro que leí en España fue "Resurrección" de Leon Tolstoi. Lo disfruté mucho, pero no lo pude terminar. Aquí en Lima ya la estoy retomando. Creo que será mi primera recomendación del año.


Una chica muy adorable me llevó a conocer el barrio de las letras en Madrid. Mil gracias Laura
Allá en España, en los días de libertad fui a la Filmoteca Española (un lugar que siempre llevaré en mi corazón, aunque por ahora me cause algo de pena), y a otro sitio que no recuerdo exactamente donde estaba pero donde pasaron "Los pájaros"de Alfred Hitcotch. Yo solita agarraba mi mochilita, tomaba el tren, 40 minutos hasta Atocha, y a ver las películas :). Y en los días de cuarentena, el canal "La trece" fue mi mejor amigo. En serio. Al menos en las tardes. Mil gracias por sus westerns y las películas antiguas que tanto me gustan. 

A los amigos españoles que caen por este blog les digo que tienen un país muy hermoso, lleno de gente alegre y amable. España es un país tan bonito, tan lleno de oportunidades (como dice una amiga, en donde se siente que se puede lograr todo), yo realmente espero que la sepan valorar y querer.
Solo me queda por decir, España, Europa, no es un adiós, sino un hasta pronto :)
Galicia 

lunes, 9 de diciembre de 2019

Nuevo hogar, nuevos libros 2019

Ya estoy por fin instalada en el que será mi hogar por los próximos meses, en la ciudad de Alcalá de Henares.
Estamos en el mismo casco histórico y lo bueno de esto es que podemos ir a todos sitios caminando.
Aprovechando que Madrid está muy cerca, tuve la oportunidad de comprar ahí algunos libros que me están haciendo compañía en estas primeras semanas en mi nuevo hogar:
  • Cranford, de Elizabeth Gaskell:
  • Casa Desolada, de Charles Dickens
  • 84, Charing Cross Road
  • En una pensión alemana, de Katherine Mansfield
  • Palabras como espadas, de Emily Dickinson
  • Hombres buenos, de Arturo Pérez-Reverte (con dedicatoria incluida)
Y además estos dos que deben llegar muy pronto:
  • Sonetos de una dama portuguesa, de Elizabeth Barret Browning.
  • La casa del páramo, de Elizabeth Gaskell
Todos estos libros me entusiasman mucho, sobre todo el de Elizabeth Barret



Y de mis pelis antiguitas nada, estoy a miles de kilómetros del lugar donde las venden...aquí supongo que deben ser caritas y no tengo reproductor dvd. Buscaré en youtube.

La vida en Alcalá
Estos días en Alcalá nos ha ido muy bien en lo que teníamos planeado. Debo señalar que felizmente he venido con una amiga y eso ha hecho el cambio mucho más fácil de lo que hubiera sido sola.
La gente del master es buena onda y son muy amables. Todavía no conozco a todos, soy un poco tímida para conversar, pero en eso estoy. La ciudad es muy limpia y ordenada. Imagínense que donde hay un pase de cebra y no hay semáforos, los carros paran para que yo pueda cruzar...eso en Lima es casi imposible. Y puedo andar con el celular en la mano sin miedo a que me roben :O. Todo eso sin contar que está llena de paisajes muy bellos.


Sin embargo, a pesar de eso, sí hay momentos en los que me siento triste. La semana pasada uno de mis gatitos, Alemancito, pasó a mejor vida y fue muy triste no poder despedirme de él. Era ciertamente un gato muy noble e inocente. Recuerdo el día en que nos lo trajeron a casa (unos niños lo encontraron en el parque y nos tocaron la puerta pensando que era nuestro), tan pequeñito, sucio, enfermo, para luego convertirse en un señor gato. Saber que cuando regrese a Lima no lo voy a encontrar, hace que en estos momentos derrame algunas lágrimas por él. 
Volviendo a Alcalá, como decía, algunas veces (pocas) me siento sola. Por ejemplo, aquí me tienen pensando, dónde y con quién voy a pasar navidad (voy a estar como esa canción de Luis Aguilé, "yendo sola por esas calles queriéndome aturdir"). La persona con la que iba a pasar ese día, ya no va a poder (no es su culpa, son las circunstancias). Así que voy a tocar puertas. Felizmente una chica peruana, amiga de una amiga, a la que conozco poco pero me cae bien, me ha dicho que puedo ir con ella, es una buena opción. 
Bueno, a ver cómo me va jeje 

Segovia

En el cementerio judío con un gran fondo

En la torre del castillo






domingo, 29 de septiembre de 2019

Pollyanna (1913) y Emily la de Luna Nueva (1923), la vida y ayuda :O

Desde que me enteré que iba a tener una sobrinita, estuve pensando en los libros que iba a leer. Yo no soy una tía muy cariñosa pero sí que me preocupo desde ya de como voy a hacer para llenar su mundo (al menos en su niñez) de magia. 
Así que Pollyana y Emily la de Luna Nueva son parte de esta categoría #LibrosparaOrnella aunque para ser sincera de todas maneras las hubiera leído jeje, pero esta vez en cada página me ponía a pensar si era recomendable para una niña.


No tenemos familia italiana pero mi mamá es fan de Ornella Mutti :p
Estas novelas tienen muchas similaridades; las protagonistas son niñas huérfanas que primero pierden a su madre, y algunos años después a su padre. Ambas van a vivir con sus tías maternas que son solteras con una posición económica holgada. Ambas tías estaban en desacuerdo con la boda de los padres de las niñas. Y ambas niñas llegan a sus nuevos hogares para cambiarlos por completo.

Pollyana
Empezaré por Pollyanna, de la escritora estadounidense Eleanor H. Porter (1868-1920) y publicada en 1913.
Después de morir su padre, Pollyanna se dirige a la casa de su tía Polly. A pesar de que su tía es muy severa, es como si Pollyanna ni se enterara. Ella es una niña cuya principal virtud es el optimismo, la alegría. Se dedica a cambiar y mejorar la vida de las demás personas, sus vecinos, nuevos amigos, todo con su optimismo (claro que sin darse cuenta). Y me atrevería a decir que también quizá un poco, la vida de los que la leen. A partir de esa novela, yo me sorprendo a mi misma jugando "el juego de la alegría", que consiste encontrarte el lado bueno (alegre) a cualquier cosa mala que nos pueda pasar. 




Emily de la Luna Nueva
Ahora seguiré con Emily de la luna nueva, de la escritora canadiense Lucy Maud Montgomery (1874-1942) y publicada en 1923.
Emily por su parte, al morir su padre víctima de una enfermedad, es recogida por sus tías que viven en Luna Nueva, un lugar del que Emily se enamora apenas llega. Ahí se lleva muy bien con su otra tía Laura y el primo Jimmy. Emily es más bien una niña muy sensitiva, pero a la vez muy dispuesta a luchar y defender lo que ella quiere, lo que la hace ser bastante rebelde. Ella ama escribir, quiere ser poeta y a lo largo de la novela seguimos sus primeros pasos en este camino. 




Ambas
La he pasado muy bien con ambos libros, me he divertido, me he involucrado en las historias y he absorbido bastante de ellas (ahora, a mis 34 años, el juego de la alegría se ha convertido en uno de mis favoritos :p).
Rescato muchas cosas positivas de ambas niñas, las dos son encantadoras cada quien a su manera. Aunque había algunas veces en que Emily era algo más que rebelde y me decía a mi misma, mejor esta parte no se la muestro a Ornella jeje. Pero solo fue al comienzo, luego llegó a gustarme mucho la forma en que ella defiende lo que quiere.




Lo que sí me llamó bastante la atención, fue la libertad con la que vivían unas niñas de 11 o 12 años. O sea, ellas podían pasar todo el día fuera y las tías ni sabían donde andaban. Si bien eso hace que pasen muchas aventuras, no podía dejar de pensar en los riesgos a las que se exponían. Y si hubieran sido niños, hubiera pensado lo mismo.
Será que soy desconfiada, pero en Pollyana por ejemplo, había un señor mayor que le había tomado mucho cariño, y su afán en que la niña fuera a vivir con él, se me hizo bastante chocante.
Y en el otro libro, sí que me pareció escandalosa la relación entre Emily de unos 13 años, y un señor de más de 30 años. O sea, este personaje llamado Dean, que debió ser uno muy bonito, interesante, diviertido, yo no podía pasarlo.

Respecot a las versiones cinematográficas, hay muchas por ahí pero solo he visto la versión película de Pollyana, del año 2013, con la niña Georgiana Terry, y me encantó, así que la recomiendo mucho. 



Conclusión: Creo que a mi sobrina le contaré el argumento de las dos novelas y dejaré que decida si le interesa. Pero eso sí, espero estar ahí para conversar sobre cada capítulo, conversar sobre lo bueno, lo malo, y sobre todo disfrutar juntas.

La vida (Ayuda por favor)




Esta vez, esta sección es para pedir ayuda :O. Dentro de muy poco tiempo, estaré partiendo a tierras muy lejanas a estudiar por casi un año. Me voy a una ciudad muy cerca de Madrid. Hasta hace pocos meses estaba bastante ansiosa y muy temerosa. Pero como ahora ya aprendí a reconocer mis sentimientos, y sobre todo a tratarlos, me puse a practicar lo del "vivir el presente", y ya me va muy bien.
Felizmente no voy a ir sola y eso hace que ya no tenga tanto miedo. Sé que España es un país mil veces más seguro que el mío, pero de todas maneras me alegro mucho de ir en grupo.

Bueno la ayuda que les quiero pedir, no vayan a creer que es dinero eh, que ya está todo planificado para vivir austera, pero tranquilamente todo el tiempo necesario. Lo que les pido a los amigos españoles que estén leyendo esto, es si me podrían dar una manita con algunos tips sobre donde comprar libros de segunda mano, tiendas de antiguedades, papelería, ropa clásica. O por ejemplo, alguna peluquería buena, bonita y barata, que para eso no he hecho presupuesto jeje. O alguna línea de buses que conecte sus ciudades y que sea seria. O quizá, una línea de tren. O alguna ciudad a la que tenga que ir sí o sí. Yo tengo apuntada Granada porque quiero conocer la Alhambra. También quiero ir a Zaragoza, porque alguna vez un seguidor del blog me dijo cosas muy bonitas de su ciudad.
Y a La coruña a visitar a mi mejor amiga de cole a la que quiero mucho y que hace muchos años no veo. En fin, díganme cualquier cosa que crean que me pueda ser útil.
Yo todo lo apuntaré. 
Muchas gracias :)


viernes, 2 de agosto de 2019

La princesita de los brezos, Eugenia Marlitt 1871

Por alguna razón la vida siempre me pone al frente historias de princesas,  y por eso hoy les voy a contar un poquito de "La princesita de los brezos" (Das Heideprinzeßchen).




¿De qué trata?

Novela escrita por Eugenia Marlitt (1825-1887) en 1871, cuenta la historia de Leonor, una jovencita de 17 años que ha vivido la mayor parte de su vida en el campos, en los brezales, y por eso la llaman "la princesita de los brezos". Allí vive muy feliz aunque algo apartada de la ciudad, razón por la cual es muy inocente, desconociendo incluso el valor del dinero. Cuando su abuela muere, Isabel, su cuidadora, la lleva a la ciudad a que viva junto a su padre durante dos años para que pueda estudiar y no crecer como una salvaje. Al llegar, se aloja en una gran casa, perteneciente al señor Claudius, ya que ahí vive su padre en calidad de huésped, debido a que es un gran sabio e historiador.
Pronto Leonor hará amistad con los hijos adoptivos del señor Claudius, Carlota y Dagobaldo.
La.princesita de los brezos se enfrentará entonces a situaciones totalmente nuevas para ella, donde existen la traición, la maldad, fanatismo, un gran secreto, pero también el amor.

Impresiones

Cuando quise buscar comentarios, argumento, recomendaciones de esta novela, no encontré absolutamente nada, al menos en español. Bueno, solo el blog de una mujer que decía que la acababa de releer y le volvió a encantar. Y esta es la principal razón por la que comento esta novela ahora, para rescatarla del olvido.

Es una novela bastante sencilla, narrada en primera persona por "la princesita de los brezos", por lo que estamos al tanto 100% de sus emociones y sentimientos. La inocencia, ternura, el respeto y el amor que muestra por su padre a pesar de que este la olvidó durante muchos años, entre otras varias cualidades, hacen del personaje de la princesita uno muy refrescante en estos tiempos modernos, al menos para mi.

Tengo el presentimiento de que si la hubiera leído cuando era más jovencita, la hubiera disfrutado más. Sin embargo, tiene momentos muy tiernos por los que valió la pena haber pasado un tiempo leyéndola. Hay momentos en los que me sentía muy identificada como este de aquí:



Según lo que leí, las novelas de Eugenia Marlitt, eran muy populares en su época, pero en la actualidad están casi en el olvido. 
Por mi parte, puedo decir que es una novela tierna, llena de emociones, algo anticuada, sí, pero con algunos valores que rescatar. Sin embargo, tampoco diría que es una novela imprescindible, aunque quizá sí para los que deseen conocer los sentimientos de una mujer del siglo XIX. Creo que le pondría 14/20.

La vida.-
En estas últimas semanas me estaba ganando la apatía, pero lo que me sorprendía era que a pesar de eso, no es que me sintiera mal de ánimo. Simplemente dejé que la flojera me ganara.
¿Qué se puede hacer contra la flojera? ¿Dónde está esa disciplina de la que yo me jactaba?
Creo que llegará poco a poco. Ahora que estoy intentando esto del mindfullness, trato de vivir el presente y no tener pensamientos angustiosos jeje, y me está dando muuucho resultado :)
Bueno, les dejo la foto de mi tortita de cumpleaños, aunque fue toda una tragedia partir al conejito :'(
Debo decir también que esta torta fue sensación, a todo el mundo le encantó. Y también debo decir que fue uno de mis mejores cumpleaños en muchos años :)